MIENTRAS PRETELT

17.03.2015 15:44

Sobra la pregunta: Qué más hizo esta camarilla de hampones, que aún no se sabe ?

14 Mar 2015 - 8:57 pm
Notas de Buhardilla
La Corte inolvidable

Por: Ramiro Bejarano Guzmán

Ramiro Bejarano Guzmán
MIENTRAS PRETELT DESAFÍA LA decencia descalificando la grabación que lo compromete y anunciando que no renunciará, pues acata el consejo de su defensor de pedir una licencia no remunerada de dos meses, se siguen conociendo más detalles de su peligroso periplo como juez y como simple finquero. Para muestra de este asunto, en el que de nuevo aparece enredado con Rodrigo Escobar.
En efecto, la Alcaldía de Santa Marta se empeñó en acabar con las concesiones para el recaudo de impuestos que la tenían sumida en el atraso e imposibilidad de desarrollo por la esclavitud fiscal impuesta desde la corrupción política, pero se encontró con la feroz resistencia del contratista Recaudos & Tributos S.A., del grupo INASSA. Este contratista confirió poder al doctor Rodrigo Escobar Gil para que formulara una tutela contra la Alcaldía samaria, que fue fallada en las dos instancias adversamente al municipio, fallos que cerraban la posibilidad de revisar el contrato lesivo para la ciudad. Llegado el expediente a la Corte Constitucional, la tutela fue seleccionada para su revisión y “coincidencialmente” le tocó a Pretelt, quien con el salvamento de voto del doctor Luis Ernesto Vargas, pero con el apoyo de un magistrado encargado, dictó la Sentencia T-1082 de 2012 en contra de la ciudad. Nadie recuerda que Pretelt se hubiese declarado impedido para conocer de ese asunto, en el que tanto interés tenía su socio Escobar Gil, pero eso es lo de menos.
El entuerto armado con la sentencia en contra de Santa Marta y a favor del voraz contratista tuvo que ser enmendado por la propia Corte, cuando por ocho votos contra el de Pretelt declaró nulo el fallo proferido por este último. La Corte ordenó declarar nula su propia sentencia, pero Pretelt tardó más de dos años en cumplir la orden, lo que obviamente debió entusiasmar al contratista, porque cada año de tardanza en resolver el litigio le significaba recibir ingresos de $14 mil millones.
A los ojos de todos pasaron estas cosas tan graves y sospechosas, que se venían comentando, pero que sólo conocieron la luz pública cuando Mauricio González advirtió que ya los medios husmeaban los rastros de estas indelicadezas. Todo parece deberse a la peculiar concepción del decoro y de la ética que se respira en los pasillos de la Corte que creíamos era un templo de honestidad.
Mientras a Mauricio González no le parece mal que Rodrigo Escobar le hablara en un almuerzo de un asunto que tenía en su despacho, éste consideró normal el abuso y hasta afirmó que ese gesto lo agradecen los jueces. Pretelt encontró razonable que la contralora Morelli lo llamara a tratarle el tema cuando todavía estaba pendiente de decisión. El doctor Luis Guillermo Guerrero confesó que su excompañero Escobar Gil le ayudó en su campaña para ser magistrado. Y toda una alta corte paseando en el Magdalena en un planchón patrocinado por Víctor Pacheco, financiador del encuentro anual de la jurisdicción constitucional al que algunos magistrados asisten para dejarse atender y rendirle culto a su talante de canaleros. El abogado del principal encartado en esta historia, en defensa de su cliente, pregona que el derecho nada tiene que ver con la ética. Y para colmo de males, el siniestro procurador Ordóñez no ha abierto su boca para censurar esta corruptela, pues lo único que le preocupó fue que el Gobierno le sugiriera a su amigote que se retirara del cargo.
Anda muy extraviada todavía la Corte Constitucional si cree que transmitiendo las deliberaciones para seleccionar tutelas rescatará el prestigio dilapidado. La cosa no es tan fácil, pues mientras siga existiendo el privilegio de que un magistrado pueda insistir en que se seleccione para revisión una tutela, seguirán presentándose atropellos y favoritismos indebidos, detrás de los cuales no sólo hay magistrados torcidos, sino el cartel de exmagistrados y de congresistas lobistas.
Esta es la justicia que hay que desterrar. Esta Corte Constitucional será para no olvidarla, pero también para no repetirla jamás.
Adenda. Bastó que Ordóñez saliera de la Casa de Nariño de reunirse con Santos, para que arremetiera de nuevo contra el proceso de paz. No insistan.

NOTA de la BRIGADA JURÍDICA: Que curioso hoy 17 de marzo que estaba convocada un protesta frente a la corte por arte de la OPINIÓN CIUDADANA SOBRE EL CASO PRETELT POR EL MOVIMIENTO DE AUTOCONVOCADOS POR LA DIGNIDAD Y LA DEFENSA DE LA JUSTICIA, no aparecieron los dolientes d la justicia, ni litigantes, ni Asonal, ni nadie que dijera FUERA PRETELT DE LA CORTE!

 

Solo un puñado de valientes de Defensores de DDHH, exigían la renuncia de Pretelt, sera que esa es la justicia que nos merecemos?

Volver

© 2013 Todos los derechos reservados.

Crea una página web gratisWebnode