ES HORA DE LA CONNIVENCIA O LA RUPTURA COLECTIVA

22.03.2016 09:48

 

 
Presos - ColombiaPresos - Colombia
 

“El acusado … por ninguna razón del mundo callará lo que debe decir” El juicio del cuartel Moncada y la historia me absolverá - FIDEL CASTRO

Este documento va dirigido a todos los 9.500 compañeros presos políticos, que han sido privados de la libertad en las cárceles y mazmorras del régimen oligárquico a todos esos combatientes populares, que sufren la atrocidad y la humillación por parte del INPEC y a los defensores que han apoyado y denunciado estas horribles practicas de la Fiscalía y los organismos de inteligencia del Estado, sino también por la arbitraria y odiosa administración de justicia, la Judicialización de la protesta social, ha conllevado a capturar ilegalmente en masa a dirigentes políticos populares, sindicales, y sociales y a simples campesinos y ciudadanos a la doble tenaza jurídica de la Fiscalía y los testigos ocultos, a los informes secretos, y testimonios de desertores, informantes y toda la calaña de la escoria de la sociedad, que fabrican grabaciones, violando el debido proceso, derecho de defensa, presunción de inocencia, derecho a la libertad entre otros.1

 

A todos sus familiares desplazados por la guerra que aspiran al derecho a su dignidad, su integridad y a vivir en paz; a los colegas defensores por su valiente defensa técnica, dedicación, claridad y consecuencia, quienes en desigual defensa han asumido los procesos hasta llegar a lo que hemos podido descubrir una verdadera telaraña jurídica.

Exigimos justicia verdadera, no a los juicios amañados, a los testigos, ocultos, los falsos testimonios, la violación de los derechos fundamentales de los detenidos, de respeto a la defensa, al debido proceso, a la presunción de inocencia, a la libertad, al secreto sumarial, a la práctica de pruebas, a un juicio justo e imparcial, cese a la justicia de represalias contra la oposición, fin a la criminalización de la protesta social, de la judicialización del conflicto social.

Defenderse en un campo minado, hacer referencia a otra moral, a otra ley, no entregarse, no desestimar nada o conocen los presos políticos un solo proceso de torturas tratos crueles inhumanos y degradantes que haya llagado a buen término?

Llego la hora de defenderse desde la ruptura colectiva esa es otra opción, creemos que esa es otra estrategia judicial que implicaría un trabajo de orientación política por todos los abogados defensores de presos políticos, para dirigir colectivamente esta postura de rebeldía.

Las circunstancias en que se encuentra el proceso de paz en la Habana- Cuba en su etapa final y la situación de incumplimiento por parte del Gobierno con los prisioneros políticos ante los graves hechos que se vienen presentando en las cárceles y penitenciarias del país con la violenta represión por parte del INPEC; implica una crítica frontal al funcionamiento de la justicia y su sistema punitivo y de enemigo interno con políticas como la de judicializar a los defensores de DDHH, caso del Profesor MIGUEL ANGEL BELTRAN VILLEGAS y la puesta en funcionamiento de todo una estructura contra las FARC- EP como la Unidad nacional de análisis y contextos de la Fiscalía General de la Nacional, creada mediante la Resolución No. 01810 de octubre de 2012, como un instrumento de política criminal enfocada a enfrentar principalmente fenómenos de delincuencia organizada mediante el uso de herramientas de análisis criminal y creación de contextos con el objetivo de articular la información aislada que actualmente se encuentra en las diversas unidades de la entidad. Asume los procesos que hagan parte de las situaciones y los casos priorizados por el Comité de Priorización de Situaciones y Casos de la Fiscalía General de la Nación2.

Es decir, que la Justicia viene actuando para tener procesos bien nutridos contra los presos políticos que serán objeto de amnistías o indultos, los partidos de izquierda, los intelectuales, académicos, defensores de DDHH, abogados entre otros. La ruptura colectiva debe ser una respuesta ética y moral, todos esos hechos de montajes judiciales deben pasar a un segundo plano, así como las circunstancias de la acción, debemos hacer todo un cuestionamiento político al orden público y a las políticas punitivas del Estado. Es hora de acusar a los jueces y fiscales que son los responsables de la persecución y enjuiciamiento de los presos políticos colombianos de eso se deberá encargar la nueva Jurisdicción Especial para la Paz. Es hora de atacar a nuestros acusadores e investigadores!

Los presos políticos deben aprender a defenderse de otra manera, no tiene sentido que sigan asistiendo ante un sistema judicial que históricamente los ha perseguido, acusado y condenado por delitos con penas absurdas, multas impagables; qué sentido tiene darle elementos probatorios a un ente que se ha dedicado a perseguir y criminalizar a los luchadores sociales y a los que han ejercido el derecho de rebelión frente a unas políticas de terrorismo de Estado, no podemos respetar esas leyes que fueron creados por un legislativo copado por el narcotráfico y el paramilitarismo, hay que cuestionarlas abiertamente o hay algún mandatario condenado por la comisión de absoluciones?.

El campo de batalla de los presos políticos hoy es la connivencia o la ruptura colectiva esa debe ser la estrategia de su inviolabilidad jurídica no puede esa ley seguir siendo la existente, si se va a crear una Jurisdicción Especial para la Paz3, donde si tuvo una participación la organización rebelde de las FARC-EP, debe ser allí donde se denuncie en la unidad especial para la búsqueda de personas dadas por desparecidas, los más de 85 mil personas desaparecidas4, también la comisión para el esclarecimiento de la verdad será el escenario donde los presos políticos denunciaran todos los hechos que dieron origen al conflicto como el genocidio de la Unión Patriótica, porque estos graves crímenes de estado no deben quedar en la impunidad.

También deben los presos políticos deben en esa jurisdicción de paz tener las garantías para que haya verdad, justicia, reparación y NO repetición de toda la angustia que ha tenido que vivir el pueblo Colombiano por tanta violencia estatal, Terrorismo de estado, persecución y muerte; será ahí en esa jurisdicción donde se establecerá un compromiso real para la promoción, el respeto y la garantía de los DDHH.

Se está creando una Nueva Ley positiva que será la que se encargue de garantías procesales para los presos políticos, el actual código Penal y Procesal penal no tienen elementos jurídicos que permitan una verdadera defensa técnica. Las penas establecidas allí obedecen a un criterio de enemigo, de terroristas, narcotraficantes, como en otras épocas también los judicializaron como bandidos, chusmeros, asaltantes de caminos. ¡Siempre se les ha juzgado como enemigos!

Siempre los han combatido desconociendo los convenios de Ginebra5, el derecho de gentes, el DIH, incluso los calatalogaron como una “amenaza Terrorista” en un régimen ilegal y para militar que se enclaustro en el poder con una política criminal de “seguridad democrática”. ¡Hasta intentaron refundar la patria! Contra esa justicia debe haber un reproche total por parte de los presos políticos de connivencia o ruptura colectiva. No se puede aplicar esa justicia a los presos políticos. Deben los presos políticos denunciar tanta injusticia que se ha cometido contra ellos, tienen el derecho de hacerlo en la Jurisdicción Especial para la Paz, tiene derecho de castigar al tirano es preciso que el pueblo sepa la verdad.

Los preso políticos no deben ningún respeto a las leyes que los persiguen y condenan hay que desaprobarlas no asistiendo a las audiencias y juicios amañados donde les esperan largas condenas o acaso no ha sido este régimen neoliberal el responsable de la miseria en que vive el pueblo colombiano? Los rebeldes e insurgentes Farianos o Elenos no son responsables de la tragedia que vive Colombia son verdaderos luchadores sociales que tienen una oportunidad para que la historia los absuelva.

Se trata pues que los presos políticos se dignifiquen mediante un proceso político que se desarrolla en la Habana-Cuba que trata de ponerle fin a uno de los conflictos más antiguos del hemisferio occidental, de una guerra que desato un régimen oligárquico contra el pueblo Colombiano; es hora de poner en tela de juicio todo su andamiaje jurídico, como decía el maestro EDUARDO UMAÑA MENDOZA, "son los mejores defensores, la gente, el pueblo es quien debe organizarse, quien debe defenderse, nosotros somos técnicos pero ellos son realmente los jugadores, a ellos uno se les debe. El aparato de justicia está hecho para los de arriba, sus normas son para defender a los privilegiados. Los luchadores populares, los desaparecidos, los asesinados y sus familiares recorren el camino hasta llegar a encontrarse nuevamente con la impunidad, el rostro de hierro estará siempre custodiado, pero si no hacemos lo necesario, si no asumimos la defensa, no podemos defender y demostrar que ese aparato de la 'injusticia' es un aparato de guerra, de destrucción de los pobres, por eso es necesario defender o si no mejor renunciar".6

Algunas experiencias nos enseñan que esta estrategia judicial en los procesos políticos es posible, casos como el de Dimitrov, Fidel Castro y otros nos enseñan que se llego la hora de levantarnos contra tanta arbitrariedad. Dimitrov por ejemplo de una manera valiente en un proceso ante un Tribunal Alemán, frente a Goering, cuando el Reichstag había ardido, cuando los dirigentes del partido Comunista estaban ya en campos de concentración, no dejo de afirmar orgulloso de ser comunista; es decir si la estrategia de connivencia o ruptura colectiva seda los acusados ya no estarán solitarios, serán militantes Farianos o Elenos, mientras ellos están presos sus camaradas en todos los frentes continúan la lucha, por nuevos medios, para arrancarlos de las garras del enemigo7.

Dimitrov, como su abogado amigo Marcel Willard, tenían tendencia a expresarse en términos de lucha militar. Su relato alternativo del proceso de Leipzig tiene para los presos políticos colombianos un gran interés didáctico al respecto.

Ese movimiento Internacional de solidaridad cada día crece más y se debe organizar a nivel nacional la Movilización la amnistía e indulto para pedir la liberación de todos los presos políticos. ¡Hoy en día renace la esperanza para los acusados presos políticos colombianos!

Es la hora de la ofensiva jurídica desde la Connivencia o la ruptura colectiva, es la hora de atacar a los inquisidores, contra los que desataron el terror contra el pueblo a través de masacres, genocidios, falsos positivos, desapariciones forzadas, detenciones masivas8 y arbitrarias y contra toda la agonía que ha sufrido el pueblo colombiano es la hora de los presos políticos. Es la hora de tomar la iniciativa y ofensiva es la hora del plan estratégico jurídico, es la hora de arremeter contra los hechos, contra los falsos testigos, contra las pruebas ocultas, contra los expedientes de la Unidad de Contexto de la Fiscalía, pero no para defendernos, sino para desenmascar a los verdaderos responsables de la sistemática y continua guerra sucia y terrorismo de estado que han desatado contra el pueblo colombiano. ¡Llego la hora de sentar en el banquillo de los acusados a los que por más de 60 años los han perseguido y condenado, la cadena de mando nos demostrara quien es el hombre de atrás!

No olvidemos que el capitalismo en Colombia desde su nacimiento ha estado asociado a la guerra sucia con la injerencia gringa, pues los últimos hechos del presidente de la “paz” Juan Manuel Santos ha tensionado los diálogos de la Habana-Cuba, porque como podría la insurgencia Colombiana confiar en las promesas de un Gobierno que con su asociación a la OTAN acentúa una perniciosa vocación injerencista y militarista9.

Los que defienden el pensamiento crítico10, los que defienden las ideas del progreso, los que defienden las convicciones del pueblo, son un ejemplo de dignidad, son hombres y mujeres que deben entrar en procesos de connivencia o ruptura colectiva y conscientes de su destino histórico hablan como verdaderos revolucionarios en los estrados populares y toman la ofensiva que ya nadie podrá contener, ese día será cuando se instale la Jurisdicción Especial de Paz.

1 Foro TLC Colombia-Suiza y los Derechos Humanos, Febrero 12 de 2010, ponencia de la Unidad Investigativa Bolivariana.

2 Fiscalía General de la Nacional, Resolución No. O1810 de octubre de 2012.

3 Comunicado conjunto No. 64 “Acuerdo sobre las victimas: “Sistema integral de verdad, justicia, reparación y no repetición” Incluyendo la Juridisdicción especial para la paz y compromiso sobre derechos humanos. La Habana-Cuba, 15 de diciembre de 2015.

4 El Espectador, 31 de agosto de 2013.

5 Convenio de Ginebra relativo al trato debido a los prisioneros de guerra de 1949, CICR

6 Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, 20 de abril de 2004, Memoria y Justicia 6 años de impunidad

7 Estrategia Judicial en el proceso político, Jacques Vergues, Anagrama Colección Argumentos.

8 Una propuesta para los compañeros presos políticos de Arauca, Brigada Jurídica EDUARDO UMAÑA MENDOZA, enero del 2008.

9 IX Seminario Internacional Marx Vive, problemas de la paz y la guerra en el capitalismo actual, ATILIO Barón, Universidad Nacional de Colombia 9 de marzo de 2015.

10 Miguel Ángel Beltrán Villegas y su monumental obra intelectual sobre el pensamiento crítico, Wldarico Flórez Peña, Anncol , enero 5 de 2016.

Tomado de :https://anncol.eu/opinion/item/3507-es-hora-de-la-connivencia-o-la-ruptura-colectiva

Volver

© 2013 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode