EN COLOMBIA SI EXISTEN LOS PRESOS POLÍTICOS!

29.06.2015 21:02

EN COLOMBIA SI EXISTEN LOS PRESOS POLÍTICOS!
DIGNIDAD, LA MEJOR ARMA PARA RESISTIR Y COMBATIR
“El gobierno peor es el que ejerce la tiranía en nombre de las leyes”
Montesquieu
Mi nombre es José Marbel Zamora Pérez o Jesús Nariño (Chucho). Nacido el 5 de Septiembre de 1969 en pleno centro de la Ciudad de Bogotá en el hospital de la Hortùa; bajo el seno de una familia extremadamente humilde y cristiana evangélica que la componía fundamentalmente 2 hermosas mujeres: Ana Mercedes Pérez mi madre y la abuela Margarita, además del tío Jorge. De mi padre poco se, porque a los pocos meses de nacido abandonó a mi madre y nos dejo a la deriva y viviendo en arriendo. Le correspondió entonces la dura tarea de enfrentar la vida como madre soltera y la labor de hacer de madre y padre. Lo cual no le quedo grande y supo sobreponerse y servir de ejemplo de lucha, pero mucho mas de amor y comprensión.
Gracias a la Central Nacional Provivienda (CENAPROV), organización que lucha por la búsqueda de vivienda para los desposeídos; mi madre logro un lote junto con algo mas de 500 familias en igual condición, en lo que se convertiría en el glorioso barrio PLABLO NERUDA quien lleva el nombre del poeta Chileno.

Crecer en el ambiente de lucha, con el nivel de organización de sus habitantes orientados por el partido comunista, me llevó desde muy niño a saber que con lucha organizada se resiste y se logran objetivos.
Estudie en la escuela del barrio y la secundaria en el Colegio Cooperativo de “Chacua”, una vereda cerca del barrio, del mismo municipio de Sibaté. Fue realmente el espacio del colegio el que facilito mi paso de la iglesia donde me llevaba mi madre al encuentro con el conocimiento y la ciencia e interesarme por el ambiente político que se desarrollaba en el colegio y barrio. Comencé a participar en charlas y debates; luego con algunos compañeros de estudio y barriada conformamos “La Agrupación Teatral Mascaras” y casi a la par ser parte y militante del Partido Comunista Colombiano. Una época juvenil muy activa que me convirtió en líder estudiantil y dirigente de Provivienda en un ritmo vertiginoso, agitado pero sumamente gratificante, necesario e importante para mi formación ideológica, política y académica, por supuesto buena parte del tiempo y energía se la dedique por varios años al teatro y a una investigación histórica de lo que surgió un primer texto titulado “ÒSADAS EN EL VALLE” historia de Sibaté.
Era la época del surgimiento y auge de la Unión Patriótica- UP- a la cual con mucha alegría y esperanza avivamos, con el optimismo de alcanzar el poder para el pueblo. Pero no por mucho tiempo ya que comenzó una vez mas la arremetida contra la izquierda y a ver caer día a día a los mejores cuadros y militantes por las balas del militarismo estatal. Particularmente uno de los golpes más dolorosos y que más nos marco fue el asesinato del camarada Jaime Pardo Leal, ya que en varias ocasiones estuvo junto nuestro grupo de teatro en los municipios de Cundinamarca en el marco de la campaña política, en Ubaque de donde era oriundo y donde vivía su señora madre era el llegadero de nuestro. Éramos unos jóvenes y algunos niños quien ese domingo 11 de Octubre nos fuimos encontrando en el parque del barrio, llenos de tristeza, nos abrazamos y lloramos por nuestro compañero y amigo que nos arrebataban. Pero llego un momento en que coincidimos que no era momento de llorar más y sí, en cambio era hora de pelear, prendimos el parlante (alta voz) de avisos del barrio y convocamos a salir a protestar en pocos minutos una romería de adultos, jóvenes y niños nos tomábamos la vía que de Soacha conduce a Sibaté y ante la llegada de la policía se convirtió en una batalla campal que duro hasta la madrugada del día siguiente. En estas lides, si que teníamos experiencia ya que desde del barrio toco enfrentar los intentos de desalojo por parte de la policía y a lo cual siempre se resistió con valentía. Bueno el día del entierro fuimos a acompañarlo hasta su última morada al cementerio central.
En 1988 termine mi bachillerato gracias a un grupo de profesores que me costearon los 2 últimos años por solidaridad y debido a que era un estudiante sobresaliente, mi abuela sufrió un grave accidente y mi madre debió cubrir los gastos y no podía sostener la permanencia en el colegio. Una vez terminado el colegio toco buscar un empleo y luego creamos un proyecto de educación popular con otros amigos ya profesionales maestros, comencé mis estudios en Derecho en la U. Autónoma de Bogotá.
La guerra sucia arrecio y ya era física y moralmente imposible seguir manteniéndonos tratando de cambiar el país con buenas acciones y discursos; mientras el Estado nos desaparecía a bala y bombas. Era inminente que a cualquier momento nos llegaría el turno de morir y más cuando la decisión era que a las próximas elecciones yo fuera el concejal por la UP. La decisión era desistir o resistir. Como lo primero no esta en nuestro vocabulario decidí resistir pero bajo otros parámetros y me dedique a seguir la construcción de nuestro objetivo pero en forma clandestina, para preservar nuestra vida y organización, lo que se convirtió en la antesala para mi ingreso definitivo a las FARC-EP. Por tal motivo debí abandonar mis estudios, mi recordado barrio, mi grupo de teatro, parte de la familia y en fin lo que hasta entonces era el entorno de mi fascinante vida.
El 22 de Junio de 1996 fui capturado por el ejército, sindicado de rebelión, terrorismo y otros, fueron 5 años en prisión donde igualmente continúe una vida política muy activa; logramos desarrollar un nivel de conciencia y organización de los prisioneros políticos, que se reflejo en la lucha carcelaria contra la “justicia regional” y las condiciones de vida de los presos. Mi compañera un día luego de visitarme fue abordada por el ejército y capturada con el cuento de ser guerrillera, situación que se logro desvirtuar y ser absuelta luego de un año en prisión y con los hijos en manos de otro familiar. El Doctor Absalón Achury Flórez quien hizo su defensa fue luego asesinado por paramilitares en Granada Meta.
Salí en libertad condicional en Junio de 2001, por la rebelión y absuelto por el terrorismo; decisión apelada por la fiscalía y revocada por el tribunal que luego nos condeno a 10 años, pese a que en dicho proceso los testigos de la fiscalía (sin rostro) eran los mismo luego investigados por ser policías de la Dijin y participar en la “Masacre de Mondoñedo”, el secuestro y asesinato de cuatro de nuestros compañeros 5y 6 de Septiembre de 2006 que aparecieron luego de varios días; torturados e incinerados y debieron realizar su identificación por ADN. Logre salvarme de esta masacre irónicamente gracias a la falta de coordinación del ejército que se le adelanto a la Dijin y me capturo. Todo lo anterior reitero la certeza y mi convicción y tan pronto salí me dirigí a presentarme nuevamente a las FARC-EP y me reintegre al frente Antonio Nariño que por esos días andaba en algún lugar de la zona de los diálogos de Caguan.
Comenzaba entonces otra rica y valiosa etapa de mi vida que disfrute y me enriqueció y por supuesto me dio elementos nuevos en mi madurez. En esta etapa pude compartir con muchos mandos de las FARC-EP y en especial con nuestro querido Mono Jojoy.
También fue una etapa de grandes confrontaciones por la llegada del “Plan Colombia” y soportar las operaciones militares “Libertad I y II” sobre el área de Cundinamarca y luego sobre el área de los llanos llego el “Plan Patriota” a lo cual las FARC supo resistir con dignidad y valentía.
Fui capturado nuevamente en Octubre de 2008 en Coyaima.Tolima, en medio de un fuerte operativo sobre las unidades que nos dirijamos hacia Cundinamarca. El ejercito utilizo a un traidor del frente 25 que les entregaba información y solo esperaba una buena oportunidad para dar un positivo, fue así, que cuando intentaba realizar un cruce en el área vestido de civil fui entregado por el traidor, que era el guía en esa área y fui capturado por las fuerzas especiales del ejercito. Luego de múltiples ofrecimientos para entregar mi fusil y demás elementos, además información que consideraban que debía tener y al darse cuenta de mi decisión indeclinable de no traicionar ni claudicar a mi organización y la causa de los pobres fui trasladado a las instalaciones de la 6ª. Brigada con sede en Ibagué, luego al DAS – antiguo Departamento Administrativo de Seguridad- y al día siguiente me internaron aislado en un calabozo en la cárcel La Picaleña donde dure 8 días. De ese sitio me sacaron en un fuerte operativo rumbo al aeropuerto y de ahí en un helicóptero de la policía directo a la cancha de futbol de la cárcel de alta seguridad de Palogordo en Girón Santander.

No se me permitió convivir en el patio donde se encuentra buena parte de guerrilleros el No. 3, por el contrario con el supuesto “alto perfil” y seguridad por posible intento de fuga, siempre se me tuvo en “vigilancia especial” y por lo tanto me ubicaron en un pequeño patio-calabozo donde solo ingresaban los más peligrosos. Entre los personajes con los que debía convivir estaba Henry Loaiza “El Alacrán”, Albeiro Quintero “El Patrón de Bella Nita” sindicado de ser jefe de testaferro de los paramilitares Castaño y otros por el mismo estilo. Obviamente debido al tipo y distancia de dicha cárcel quede aislado de familia, amigos y demás. Aunque destaco 2 elementos que surgieron: primero comenzó a visitarme una linda joven del área de influencia de nuestro frente “Mi sol” con la que el 19 de Abril del 2011 tuvimos un lindo bebe “canerito” al cual llamamos Manuel en homenaje a “Manuel el grandioso jefe”. Y apareció nuevamente la vena artística y gracias a un maestro preso gane en técnica y desarrolle un trabajo de pintura de óleo sobre lienzo del cual han surgido varias “obras”. Algunas expuestas en el Foro “Larga Vida las Mariposas” realizadas en Bogotá.
“Durante cerca de 30 meses permanecí privado la libertad en ese sitio, sin ser informado en derecho los motivos de la captura y los hechos imputados, en flagrante violación a los derechos del capturado consagrados en el articulo 303 (Ley 906/2004) . Ante lo cual mi hijo mayor instauro recurso de “Habeas Corpus” el cual fue resuelto favorablemente. En su fallo, el Juez Segundo de Menores de Bucaramanga, Juan de Dios Solano, señalo que efectivamente llevaba todo el tiempo sin que se me hubiera definido el motivo de la captura, acusado o condenado, ni autoridad que adelantaba los posibles procesos en contra, ante esta aberración jurídica dispuso mi libertad inmediata.”
Esta decisión debía hacerse efectiva a partir de las siguientes 13 horas del día 22 de abril (2011), la Directora del establecimiento de nombre Alexandra, dilato la decisión y me retuvo ilegalmente, hasta el día siguiente, según ella por la orden del Ministerio de Justicia. Esa noche los medios masivos de comunicación a nivel nacional e internacional difundía insistentemente la salida del “peligroso terrorista Chucho, peligroso jefe del las FARC”. A lo cual se pronuncio el Ministro de Justicia de entonces hoy vicepresidente de la República German Vargas Lleras, planteando que no era posible y hasta el Presidente Juàn Manuel Santos, señalo frente a la decisión “…que era producto de una maniobra jurídica con complicidad del juez… y que hay algunas ‘manzanas podridas’ que no pueden ensombrecer la labor de la justicia”.
Fruto de todo ello jamás recobre mi libertad. Al día siguiente me trasladaron hacia la puerta de la cárcel porque debían “hacer efectiva la orden de libertad”. Ante semejante arremetida de los medios solicite la presencia de la Cruz Roja o la Defensoría del Pueblo, lo cual no se permitió y por el contrario ante mis reclamos fui objeto de una brutal golpiza en cabeza del distinguido Ruiz y otros guardias del INPEC, los fuertes golpes con un acrílico me produjeron múltiples hematomas y una herida en la frente que debieron tomar 6 puntos. Todo esto corroborado en Medicina Legal y denunciada ante la Fiscalía, pero sin ninguna decisión hasta el día de hoy.
En resumen la guardia a golpes me puso en la reja o puerta principal y me entrego a la Policía Metropolitana de Bucaramanga (el Brigadier General José Ángel Mendoza) quien convoco a rueda de prensa, manifestó que debido a la “eficacia de la policía” se había logrado la recaptura de “alias Chucho”.
Luego de 3 días en un calabozo fui notificado de una sentencia, que curiosamente resulto para ordenar “La recaptura”. Sentencia a 33 años del Juzgado Cuarto Penal del Circuito Especializado de Descongestión de Bogotá, por secuestro extorsivo. Sentencia del 16 de Diciembre de 2009 como reo ausente. Es decir fui condenado como reo ausente estando preso en Girón Santander, condenado en un proceso que solo se supo de el, sospechosamente cuando debía hacerse efectiva mi libertad. Por unos hechos atribuidos al frente 53 al cual nunca pertenecí. En otra aberrante y descarada violación al debido proceso, derecho de defensa y demás.
Aunque presente la apelación la cual fue resuelta de forma record en (10) días, se confirmo la condena. No era de esperarse menos o diferente con la satanización y amenaza a cualquier funcionario que me otorgue algún derecho establecido en la misma Ley creada por el sistema. Cabe anotar que por este asunto de la libertad y por lo ordenado por el presidente; el Juez Juan Dios Solano, fue investigado y condenado y encarcelado por prevaricato.
Después de eso quien se va atrever a resolver a favor mío alguna solicitud en derecho; lógico que ninguno. Es decir que este estado en cabeza Santos no respeta ni siquiera su propia institucionalidad y no permiten y castigan a quien se salga de la línea del régimen que las leyes deben ser instrumentos para reprimir y para castigar en su opositor político.
Fui trasladado a la cárcel de Combita en Boyacá donde permanecí durante un año antes de ser trasladado a la cárcel “La Tramacua” de alta seguridad de Valledupar. 
En esta estaba un poco más cerca de mi familia pero debía seguir el castigo por parte del INPEC. Ahora por 2 motivos, uno por seguir cumpliendo mi deber de revolucionario y hacer de la cárcel “otra trinchera de lucha”, organizamos con el Colectivo de Combita de P.P. una huelga de hambre coordinada y simultanea con alrededor de 600 prisioneros políticos y de guerra de diferentes cárceles para visibilizar la grave crisis carcelaria y en especial las condiciones en que viven y son reprimidos los P.P y P.G.
Como segundo elemento fui testigo dentro del proseo N1, 543 seguido contra el Mayor de la policía y otros Héctor Edison Castro Corredor por el juzgado 7 penal del circuito especializado de Bogotá por los hechos conocidos como la “Masacre de Mondoñedo” (Me referí anteriormente como sobreviviente) donde varios miembros de la policía fueron denunciados y encontrados culpables. Ante esto, antes de 2 meses luego ser testigo el General de la policía Director del INPEC. Ricaurte ordeno mi traslado para la Tramacua por supuestos “motivos de seguridad”, el 2 de Junio de 2012 como muestra palpable de “castigo y retaliación”.
Pese a todas estas formas de represión del Estado y sus agentes del INPEC y de tratar por todos los medios de desquebrajar nuestra moral, esto me da la fuerza y siempre me reitera la voluntad y la necesidad de combatir desde cualquier espacio a este gobierno tramposo, mafioso y paramilitar.
Por eso donde llego me integro a mi actividad en la defensa de los DDHH de los presos. Al llegar a la “Tramacua” fui enviado o recluido a un patio #2 que dirigían los paracos en manguala con el teniente Pardo (hoy capitán) comandante de vigilancia. En pocos días sensibilizamos la necesidad de luchar por el mejoramiento de las condiciones en esta cárcel y las banderas del M.N.C y participamos en la jornada de protesta Nacional de agosto de 2012 en nuestro caso colgados a las estructuras (rejas que sirven para colgar la hamaca y dormir y vivir colgados”. Esta fue arremetida por la guardia y desmembrada a gas y palo. En mi caso fui trasladado temporalmente por 2 meses a Bogotá según ellos a remisión nacional judicial y los demás líderes también reprimidos y aislados. Al regreso me ubicaron a la torre #5 de la cual se decía no participaba en la protestas situación que hemos logrado revertir en conjunto con nuestro Colectivo Benkos Bihojo.
Aquí estoy totalmente aislado de mi familia y amigos. El Inpec no se ha dignado contestar una solicitud de traslado por “Unidad Familiar” a pesar que esta demostrado que tengo un bebe “mi pequeño Manuelito” ya de 3 años que padece un grave problema de salud y que requiere una atención medica especializada urgente y esta por resolver y que no lo he podido ver ni compartir con el. El INPEC se niega a resolver la solicitud a pesar de ser co ayudada por el Dr. Iván Cepeda, la Defensoría del Pueblo y hasta una tutela que ordena se me resuelva, pero nada ellos no respetan ni siquiera sus leyes y su constitución.
Total en esta Cárcel se violan todas las garantías constitucionales y las mínimas condiciones de un ser humano. No hay agua pese a las altas temperaturas que en ocasiones superan los 40ª; no hay planes de educación y menos de recreación; la sección de jurídica no funciona. No es más que un centro de concentración al estilo “Nazi”, por algo se le conoce como “la Guantánamo de Colombia” donde ante cada reclamo, la respuesta es gas, garrote y persecución en cabeza hoy del teniente Gómez y el cabo Rivera reconocidos protagonistas de las golpizas y represión especialmente a los P.P. y P.G.
Aquí estamos resistiendo, pero con toda la moral, creó que por supuesto somos victimas de este Estado que desde niño he sido violentado y perseguido por el establecimiento como he tratado de demostrar en este escrito y resumen de vida. En este momento en prisión he sentido todo el peso de la represión pero no por eso nos arrodillamos, al contrario adquirimos fortaleza, moral y templanza para seguir luchando con el único objetivo de construir la Patria grande, el socialismo y la nueva Colombia que soñó Bolívar y con su ejemplo nos mostró Manuel Marulanda.
Vamos alcanzar la paz con justicia social. 
Para terminar quiero compartir unas palabras del “Tío Ho-Chi Ming”
“La moral revolucionaria no cae del cielo, se extiende y se consolida en el crisol de la lucha cotidiana y perseverante, crece como la luz de la perla que brilla con el resplandor mas vivo a fuerza de ser pulida, y como el brillo del oro que se purifica durante la larga prueba de fuego.
Nada es más hermoso y glorioso para el revolucionario que cultivar su moral revolucionaria, para aportar así una digna contribución en la edificación del socialismo y en la liberación de la humanidad”
José M Zamora Pérez
Jesús Nariño – CHUCHO
Cárcel de alta seguridad la Tramacua de Valledupar Cesar--- La Guantánamo de Colombia

Volver

© 2013 Todos los derechos reservados.

Haz tu página web gratisWebnode